Se levantaron las cejas cuando IndyCar anunció la celebración de un desafío del millón de dólares en Thermal Club. A pesar de que la mayoría de los fanáticos de IndyCar llegaron al evento con la mente abierta, los temores estaban justificados. El experimento del “All-Star” fue un gran fracaso.

El IndyCar Thermal Club Million Dollar Challenge es el último capítulo en fallas de relaciones públicas que ha encontrado la serie líder estadounidense Open-Wheel. Por la falta de un marketing adecuado y de una Introducción problemática de un nuevo motor híbrido.. La carrera All-Star del Thermal Club fue una lesión autoinfligida que debería haberse evitado. Hizo que toda la serie quedara mal.

El Club Termal

La pista demostró su valía durante las cuatro sesiones de pruebas. Un circuito con largas rectas y algunas curvas fluidas y agradables es excelente para realizar pruebas. Los equipos recopilaron muchos datos útiles para el resto de la temporada en autódromos. Desafortunadamente, eso es lo único positivo que IndyCar puede sacar de este fin de semana. Organizar un evento en una comunidad cerrada con poca o ninguna asistencia de fanáticos no hará que la serie sea el centro de atención como creen. En lugar de hacerlo sentir como un fin de semana “All-Star”. El Million Dollar Challenge parecía más bien una fiesta temática exclusiva para la comunidad local. Algo de entretenimiento en el patio trasero mientras los conductores aparecían como estúpidos en la televisión internacional.

El formato de carrera

Por qué alguien pensó que este formato era una buena idea está más allá de toda comprensión. Si quieres hacer una carrera IndyCar All-Star con múltiples eliminatorias, está bien, pero luego dale a los pilotos los medios para competir. Especialmente la gran final fue un problema. Limitar a los pilotos a un solo juego de neumáticos durante 20 vueltas, mientras muchos ya tenían problemas en 10 vueltas, fue una receta para el desastre. En lugar de ver a los mejores pilotos de IndyCar pelear por mucho dinero, vimos a 12 conductores tomarse las cosas con calma para salvar neumáticos. El NBC Crew especuló durante todo el fin de semana que los equipos usarían esta táctica, y realmente sucedió. Por no hablar del horrible descanso del medio tiempo después de 10 vueltas. Lo cual también fue llamado demasiado tarde.

¿Nadie en IndyCar vio venir esto? No hay culpa para los pilotos, jugaron dentro del conjunto de reglas que les dio este formato. Cuando los equipos vean un exploit, lo aprovecharán. Colton Herta fue un excelente ejemplo. El piloto de Andretti fue 9 segundos por vuelta más lento que el líder de la carrera, Alex Palou, quien tampoco exigió los neumáticos al límite. ¿Por qué no hubo un juego extra de neumáticos para las últimas 10 vueltas? Dale a los pilotos un par de botas nuevas para que puedan esforzarse durante toda la carrera. No es una ciencia exacta.

La transmisión

Si bien la transmisión suele ser uno de los aspectos más destacados de un fin de semana de IndyCar, esta vez envió el mensaje equivocado. Casi cada 10 minutos tenían que mencionar lo genial y acogedor que es Thermal Club. Plenamente consciente de que es un club muy exclusivo al que casi nadie tendrá acceso. Es normal hacerlo una o dos veces, pero la expresión excesiva de gratitud se volvió cómica. Ciertamente, cuando el equipo hizo un recorrido por un garaje lleno de superdeportivos multimillonarios. Todo en el evento gritaba riqueza y éxito, lo cual es irónico ya que últimamente IndyCar ha gritado cualquier cosa menos riqueza y éxito. Incluso en el evento denominado “Reto del Millón de Dólares”, el ganador “sólo” recibió 500.000 dólares.


Al final, los problemas actuales de IndyCar se pueden resumir en un tweet de Marshall Pruett.

2024 aún no ha sido un gran año para los fanáticos de IndyCar. Quizás la serie traiga de vuelta una sensación positiva dentro de unas semanas cuando IndyCar visite las legendarias calles de Long Beach.

Vistas de publicaciones: 1

Akash Mahi, a dedicated enthusiast of the game, is a recognized expert in the domain of tennis balls. With a keen understanding of materials and aerodynamics, he has contributed to the evolution of tennis ball design, enhancing playability and performance. Mahi's expertise continues to impact both casual players and professionals alike.